Como identificar la CODEPENDENCIA? 5 Claves que te serán útiles!

Codependencia Emocional

Te sientes cansada de tanta carga que tienes? Te encargas, básicamente, de TODO? Te ha pasado que no puedes dejar de pensar en tu pareja? En qué estará haciendo? En dónde estará? En cómo vas a ayudarlo? Has pensado en que sabes exactamente que decisiones debería de tomar?

Se te olvida tu cita con el médico, dentista, terapeuta? Te enfocas en ayudar a otros y cuando buscas ayuda no la obtienes? Te sientes sola luchando en contra de la corriente?

Estas y otras preguntas solía hacerme constantemente hace algunos años, cuando ya no tenía fuerzas para seguir adelante y creía que ya no podía más.

Afortunadamente me gusta investigar y eso fue lo que hice, averigüé que estaba pasando conmigo, porqué me sentía así, porqué creía que no tenía opciones, porqué sentía que estaba en un camino sin salida y que no veía la solución.

Finalmente encontré varios tests y los hice, descubrí que tenía muchas características que me describían como CODEPENDIENTE, busqué y busqué información al respecto.

Hasta que quedé satisfecha de tanto buscar  y convencida de que, definitivamente, era codependiente y necesitaba ayuda inmediata, me ayudó leer estos términos sobre el tema:

Según Melody Beattie en su libro “Ya no seas codependiente” :

He oído y leído muchas definiciones de codepedencia.
En un artículo del libro Co-dependency, An Emerging Issue, Robert Subby escribió que codependencia
es: “un estado emocional, psicológico y conductual que se desarrolla como resultado de que un individuo haya estado expuesto prolongadamente a, y haya practicado, una serie de reglas opresivas, reglas que previenen la abierta expresión de sentimientos al igual que la discusión abierta de problemas personales e interpersonales.”
Earnie Larsen, otro especialista en codependencia y pionero en la materia, la define como “esas
conductas aprendidas, autoderrotantes, o defectos del carácter que producen una disminución en la capacidad de iniciar o participar en relaciones amorosas”.
Siguen algunas definiciones menos profesionales.
“Codependencia significa”, dijo una mujer, “que yo soy una cuidadora”.
“Ser codependiente significa estar casada con un alcohólico”, respondió una mujer. “También significa
que necesito ir a Al-Anón.”
“Codependencia”, contestó otra, “significa que estoy metida hasta los codos con los alcohólicos.”
¿Codependencia? Quiere decir que sé que cualquier hombre que me atraiga, del que me enamore o
con quien me case será químicamente dependiente o tendrá algún otro problema igualmente serio.”
“Codependencia”, explicó una persona, “es saber que todas tus relaciones seguirán y seguirán del
mismo modo (doloroso), o terminarán del mismo modo (desastroso). O las dos cosas.”

Leí también algunos extractos u opiniones relacionadas de autores famosos que hablan sobre el tema:

Walter Riso

La adicción afectiva enferma, incapacita, elimina criterios, degrada, deprime,genera estrés, asusta, cansa, desgasta y, acaba con todo residuo de humanidad posible, ya que la persona dependiente desarrolla patrones obsecivos de compartamientos, se vuelve un ser temeroso, celoso, inseguro y hace lo que sea para mantener a la persona a su lado, así sea aguantando humillación y sufrimiento en silencio, todo por no perder a la persona “amada”.

Dorothy May

La Codependencia afecta a las personas en todos los aspectos de su vida: familia, trabajo, matrimonio, hijos, relaciones y bajo su forma extrema se manifiesta en lo que llamamos ADICCIÓN. Utilizamos nuestras adicciones para pretender que no tenemos elección y que, por lo tanto, no somos responsables de nuestras propias vidas. Utilizamos nuestras adicciones para distanciarnos social y emocionalmente de los demás y de nosotros mismos, y en ultima instancia de Dios. La codependencia es el fundamento de toda adicción y la adicción fundamental a todo, una suerte de desautorrealizacion personal que conduce finalmente a la alienación respecto de todo lo que da sentido a la vida.

Me sorprendí mucho al leer estos conceptos y toda la información que encontré, me identifiqué con varios aspectos que mencionaban y me percaté que existía una salida, que podía vivir bien (según varios testimonios e historias que leí), eso me dió esperanza, deseo de seguir buscando y empezar un proceso de cambio.

En ese momento estaba recibiendo terapia, personal y de pareja, y le pedí a mi terapeuta que encontrara un grupo de doce pasos que se llama CODA (Codependientes Anónimos), ella consiguió una dirección y empecé a ir.

La primera vez que asistí a una reunión sentía un poco de miedo, pero estaba ilusionada pensando que mi vida iba a mejorar, ya que había leído mucho sobre esta organización anónima.

Me llevé una gran sorpresa al darme cuenta que había mucha gente que estaba pasando por situaciones como la mía, que compartíamos características similares, como dolor de cabeza constante, negar mis deseos de ir al baño cuando estaba en camino en el vehiculo, inseguridad, indecisión, falta de motivación diaria hacia la vida, falta de deseos de vivir, frustración, amargura, en fin muchísimas cuestiones que compartíamos, y llegué a darme cuenta que “no estaba sola”.

Encontré que muchas personas habían superado una infinidad de situaciones difíciles y que habían podido superarlas con ayuda de una madrina o padrino y de sus grupos, haciendo sus pasos y algunos, asistiendo a terapia.

Mi vida cambió radicalmente, porque me dí cuenta que a pesar de cualquier circunstancia que estuviera atravesando, yo podía DECIDIR “ser felíz”, me percaté que era yo quien tomaba la opción de estar bien “a pesar de” cualquier cosa a mi alrededor.

A partir de eso, he recorrido un largo camino, he aprendido muchísimas cosas útiles que han enriquecido mi vida, aprendía realmente a creer en un Poder Superior y a “soltar las riendas y entregárselas a Dios”, aprendí a CONFIAR,  a AGRADECER, a VIVIR Y DEJAR VIVIR.

Mi proceso para darme cuenta de que era Codependiente o dependiente emocional fué el siguiente, y te lo comparto en el orden en el que me ocurrió a mi, espero te sirva para iniciar en este maravilloso camino de progreso, despertar espiritual y felicidad.

CLAVES CON LAS QUE DESCUBRÍ MI CODEPENDENCIA

Tocar Fondo

“Toqué fondo”, llegué hasta el suelo y más abajo de él, llegué a un punto donde sentía que ya no había salida, me impresiona hoy en día darme cuenta que en ese momento pensé “que NO tenía OPCIONES”, que mi vida iba a seguir siendo miserable y de crisis en crisis.

Para mí tocar fondo es llegar hasta el nivel más bajo de sufrimiento, es sentirse impotente, estar tirada en el suelo sin deseos de vivir o de seguir adelante, sentirme en una cárcel, sin llave de salida.

En este punto solo pude pensar en algo: “NO ME DARÉ POR VENCIDA JAMÁS”, esto lo aprendí de mi madre, ella NUNCA se da por vencida. Además en ese momento tenía a mi hijo pequeño, de tan solo cuatro años, y por él sabia que tenía que buscar una SALIDA, por él tenía que estar bien y vivir bien, ya no SOBREVIVIR.

Investigar

Busqué y no me cansé de investigar acerca de la codependencia y todos los temas relacionados con ella. Compré libros, compré mucha literatura de CODA y leí, leí y leí y sigo investigando, trabajando en mí y leyendo.

Porque estoy en un PROCESO de cambio constante y solo voy a lograrlo si estoy consciente o “acepto” quién soy, mis características, defectos de carácter y lo que me hace ser quien soy.

Hacer el TEST

Esta serie de preguntas me “iluminó”,  porque me hizo tomar conciencia de muchas cuestiones que me identificaban, que yo sabía sobre mí pero que no las había hecho reales, o no las había unido, solo no las entendía y pensaba que era la única que las tenía.

Fué como hacerle un click a mi cerebro y automáticamente vi con mayor claridad muchas características y aspectos que desde pequeña había observado en mí pero no entendía.

Buscar ayuda 

Inmediatamente busqué a mi terapeuta para pedirle más información sobre el tema y que me ayudara a encontrar un grupo de doce pasos que se ajustara a mis necesidades.

Ella me consiguió información sobre grupos cercanos de CODA e inmediatamente empecé a ir, con mucha esperanza y altas expectativas, las cuales fueron superadas en su totalidad.

Asistir a las reuniones de CODA y posteriormente a ALANON

Al llegar al grupo me dieron una serie de recomendaciones, entre las cuales incluyeron, no faltar a mis sesiones semanales, leer literatura del grupo, buscar una madrina con la cual me sintiera identificada y llamar a alguna compañera o a mi madrina si sentía que lo necesitaba.

Obedientemente cumplí estos consejos y me quedé impactada al oír la bienvenida que me dieron y los compartimientos de varias compañeras y compañeros que me contaron cómo habían logrado vivir más libres, sólo este día (HOY) con más alegría e ilusión que antes.

Debo decirles que mi vida es mejor ahora, no busco perfección, sólo PROGRESO, hago todo lo posible por vivir un día a la vez, por vivir y dejar vivir, hoy yo “decido” ser feliz y me esfuerzo por no dejar que las situaciones externas o las personas afecten mi serenidad.

He avanzado, he caminado, sé vivir mejor ahora, me falta mucho por aprender y por crecer, en ocasiones me enfrento a problemas, dificultades, crisis, a mí misma (que soy mi máximo verdugo), a mi mente (que no para), pero puedo garantizarles que no cambiaría nada de lo que he vivido, porque fue en los peores momentos donde CRECI Y CAMBIE, estos me impulsaron a ser lo que soy y eso me da mucha satisfacción porque también descubrí muchas virtudes y cosas maravillosas que tengo y que puedo utilizar como herramientas para vivir al máximo.

En los siguientes posts les iré contando cuales fueron los pasos que llevé a cabo para combatir la codependencia y vivir en serenidad el viaje maravilloso que llamamos VIDA! (Esta última frase la dice mi madrina)

Si quieres que te envíe una serie de preguntas que te servirán para identificar si eres codependiente o dependiente emocional, llena tus datos a continuación y te las haré llegar.

 

Diana Calderón de Zapet

dbacvz@hotmail.com

Suscribete al Newsletter!!

* indicates required




Deja un comentario

 

A %d blogueros les gusta esto: